ACTUALIDAD

JUSTICIA RESTAURATIVA. PROYECTO FUNDACIÓN EDP SOLIDARIA

ÁRBOL SICÓMORO EN VALENCIA

Han pasado sólo cuatro meses desde que empezamos nuestra andadura por tierras valencianas, pero han dado para mucho. Empezamos bien entrada la primavera, nos reunimos en el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas con la dirección del CIS Torre Espioca y los trabajadores sociales del servicio y desde el primer momento hubo sintonía entre su forma de trabajo y la nuestra. Así, al poco tiempo estábamos empezando dos programas simultáneos del Proyecto Árbol Sicómoro Justicia y Paz con penados a Trabajos en Beneficio de la Comunidad (TBCs).

Esos dos primeros programas fueron fantásticos, ambos grupos funcionaron muy bien, y se involucraron hasta el final. Se introdujeron en la justicia restaurativa y profundizaron especialmente en las sesiones que trataban del perdón y la restauración. En hacerse responsables de los actos que han cometido, y en las consecuencias de la decisión de realizar esos delitos, y en la necesidad de rendir cuentas con aquellas personas a las que han hecho daño.

Después de estos dos primeros, hemos seguido trabajando en el intento de extender y consolidar la justicia restaurativa en Valencia. Así, de la mano del CIS, hemos abierto este último trimestre del año dos programas más de Diálogos Restaurativos: reparación del daño, con penados de tercer grado, y sin dejar de ofrecer dos grupos simultáneos más con en Trabajos en Beneficio de la Comunidad.

Tras el periodo vacacional nos reunimos con la Subdirección de Tratamiento de Picassent con la finalidad de ofrecerles nuestros programas de Justicia Restaurativa y tuvimos una magnífica respuesta. Nos trataron con cariño y nos facilitaron mucho el trabajo, por lo que antes de finalizar el año tendremos activo un programa en dicho centro penitenciario.

Han sido cuatro meses de aprender, de acompasar nuestros pasos a los de la realidad penitenciaria valenciana, de trabajar por la justicia y la paz, y de mirar hacia el futuro, parece que esto es sólo el principio, y ha sido un principio realmente ilusionante.

Quiero aprovechar para compartir, a continuación, una carta de uno de los chicos que ha participado en unos de los talleres llevados a cabo en Valencia.Claudia Sornosa. Valencia, septiembre de 2019

Querido Sicómoro:

Siempre me siento feliz cuando me dirijo a ti.

Mis compañeros, también cobijados a tu sombra, en una dinámica me han considerado como persona culta y agradable, elegante,pensador, comprensivo, tranquilo, respetuoso, amable e inteligente, por lo que doy humanamente las gracias a todos y a ti que nos proteges del sol.

Me arrepiento, no sabes cuánto, del delito cometido. Tanto por mí como por las personas a quienes les he causado sufrimiento y desgracia a sus vidas, ya bastante complejas.

Desde la adversidad uno se hace más fuerte. Se puede volver a nacer.

Conseguir pequeños objetivos para sentirnos seguros y más fuertes.

Con todo, nadie tiene la garantía de por vida de no volver a cometer un delito. Somos vulnerables, nos ocurren cosas y normalmente no pensamos en las consecuencias de nuestros actos, pero esto no significa que estemos condenados a tropezar todo el tiempo: significa que hemos de tomar más precauciones, buscar otras opciones diferentes a las de antes antes.

He de pagar en lo humano y en lo material el daño producido.

He cometido un error, pero debo aprender a evitarlo tomando conciencia de él.

He de estar alerta y resolver los problemas con eficacia. Si me sigues ayudando, Sicómoro, podré evitar las situaciones de riesgo, ahora sé que no conducen a nada bueno.

Hemos de actuar de forma altruista ante los retos de la vida cotidiana: atender las necesidades de nuestros semejantes, por muy banales o simples que parezcan, aceptar y compartir su ayuda.Fdo: J.A.,para CONCAES

PROYECTO ÁRBOL ÁNGEL. MATERIAL ESCOLAR.

Un año más, dentro del Proyecto Árbol Ángel, en Confraternidad carcelaria española (Concaes) hemos llevado a cabo la Campaña de Material Escolar con el objetivo de ayudar a las familias que necesitan un pequeño empujón a que sus hijos comiencen el nuevo curso con motivación y algo más de alegría.

Con esta campaña tratamos de dotar a estos niños, más vulnerables que el resto, del material escolar necesario para poder sobrellevar el año de la mejor manera posible y reducir la probabilidad de fracaso escolar. Estos niños, que no cuentan con los recursos necesarios, viven una situación de inestabilidad en casa y son víctimas directas de las consecuencias del delito.

Detrás de cada grapadora, carpeta o bolígrafo, ha estado el trabajo constante de Marta Sirviente, Diana Luna, Carmen Díaz, Daniela Morales y Nico Pascual, estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y durante sus prácticas han llevado a cabo esta labor. También hemos contado con la ayuda de 27 voluntarios que de manera desinteresada han colaborado en todas las fases del proceso.

No sólo se trata de una aportación de carácter económico, ya que a cada voluntario se le ha asignado uno de los 58 niños inscritos en la campaña, para que se encargue personalmente de comprar el material, sino también de crear un vínculo entre ellos.

Es gratificante ver a estas personas que prestan su ayuda con la mayor de las ilusiones, y cómo ésta se convierte en la sonrisa de una madre viendo felices a sus hijos.

Valores como la humildad, el amor y la responsabilidad, son algunos de los muchos que han destacado en cada una de estas personas involucradas, muy diferentes unas de otras, y que con su aportación han conseguido mejorar la vida de personas que por circunstancias y decisiones ajenas a ellas, tienen una vida mucho más complicada y no cuentan con los mismos recursos que la mayor parte de la sociedad.

La constancia, la responsabilidad, la ilusión, la satisfacción, y también a veces el cansancio y el estrés de estas personas, hacen que la asociación pueda llevar a cabo esta campaña. No se puede explicar con palabras la emoción que se siente al entregar los paquetes de material a las familias y la satisfacción que supone ver que todo nuestro trabajo ha dado su fruto y que hemos conseguido por un momento ser también parte de esas familias. Pero si te queremos invitar, lector, a sentirlo con nosotros.

En muy breve empezaremos la campaña de juguetes por Navidad, trabajando más de un año para poder establecer un programa de apoyo escolar, que es complejo cuando no hay recursos.

No podemos hacernos una idea de lo duro que es en ocasiones pedir ayuda por lo que desde Concaes queremos respaldar y no dejar atrás a nadie. Por todo ello, queremos dar las gracias de todo corazón a todas las personas que han participado, voluntarias y familias, porque hacen mucho más gratificante esta labor. Unidos, todos los que de un modo u otro conforman la asociación, este año hemos mejorado la vuelta al cole de estas niñas y niños.

CLAUDIO GOROSITO. ARTE EN PRISIÓN

Claudio Gorosito es un claro ejemplo de reinserción social, de valentía y superación. Ingresó en el Centro Penitenciario de Navalcarnero y tras cumplir con su pena decidió desarrollar un proyecto artístico y de superación personal.En este proyecto consiguió implicar a más de cien penados, realizando doscientas cincuenta mil horas de trabajo y utilizando mil setecientas cuarenta y cuatro bobinas. Todo ello con un único objetivo; la autorrealización y la superación, mediante la elaboración de un Guernica a tamaño real hecho con hilo. Este cuadro es un reflejo de dedicación voluntaria y perseverancia en el arte.

Fue un privilegio para algunas de nuestras voluntarias compartir con Claudio esos momentos, sentimos que pudimos aportar un granito de arena a la obra de Claudio y hoy cuando vemos en lo que se ha convertido nos emocionamos.

Claudio ha conseguido superar todas las adversidades que le ha puesto la vida en su camino y, desde hace varios años, disfruta de su libertad junto a su familia. Actualmente, en Argentina se dedica en cuerpo y alma a la prevención de drogas en los jóvenes y posee su propio centro donde no sólo imparte talleres de arte, sino que también posee una sala de exposición de todos sus trabajos.

Hoy ha vuelto a España totalmente reinsertado, ha visitado CONCAES y nos ha dedicado unas maravillosas palabras: Lo bueno de CONCAES será siempre la perseverancia y la continuidad que tienen en el cuidado de los penados, gracias al desarrollo de actividades sociales y culturales logran ocupar esos espacios vacíos que deja la falta de libertad.Hoy el destino me hace volver y contarles que de la mano de CONCAES, sí se puede conseguir la reinserción. Son el claro ejemplo de que un granito de arena se convierte en una montaña. A mí me ayudaron y, gracias a eso, yo hoy quiero ayudar a que esto siga siendo realidad. Es un gran proyecto donde la disciplina es el medio de perseverancia de toda esta gente joven que hoy está aquí.GRACIAS por el trabajo, las ganas y la actitud.CLAUDIO.

 POBREZA INFANTIL. DESAFIO TALENTO SOLIDARIO DE LA FUNDACIÓN BOTÍN.

Nuestra asociación haya sido seleccionada para formar parte del Desafío de Talento Solidario, una convocatoria para organizaciones sociales que convoca la Fundación Botín,enfocada a contribuir a dar solución a retos de la sociedad actual. Con esta iniciativa la FundaciónBotín persigue conseguir una mayor flexibilidad en las formas de trabajo y estructura de lasentidades del Tercer Sector, una mejora de nuestra eficacia y eficiencia, e impulsar alianzas ycolaboraciones que mejoren la escalabilidad e impacto de los proyectos que pretendemos poner enmarcha.

Tratan de fomentar la innovación en las formas de trabajar de las organizaciones que participamos, explorando nuevos caminos, que nos ayuden a ganar en eficiencia social, también de fomentar la colaboración entre organizaciones sociales para la creación de proyectosmás ambiciosos y de mayor impacto social o con otros sectores de actividad como son el sectorprivado o el sector público. La verdad es que este desafío a veces obliga a un ritmo trepidante que combina la actividad durante las sesionespresenciales con el trabajo por grupos que se realiza entre esas sesiones. Un proceso exigenteque busca terminar el proceso con la creación de uno o varios proyectos que trataremos de hacer germinar de la mano de lostutores, para presentarlos a un Comité de Expertos y ver si se aprueba su viabilidad. Ahora estamos inmersos en dicho proceso, y está previsto que dure como mínimo hasta febrero de 2020, trabajando codo con codo con casi 30 asociaciones, aprendiendo de todas ellas, y compartiendo experiencias sorprendentes mientras creamos un proyecto para paliar la pobreza infantil. Agradecemos esta oportunidad que nos brinda la Fundación Botín, y confiamos en que saldrá adelante un gran proyecto que sirva para los más vulnerables.

INTERNACIONAL

PAÍSES BAJOS CIERRA LA MITAD DE LAS CÁRCELES EN EL PAÍS

En el año 1990, la capacidad de celdas en las prisiones de los Países Bajos era de 7.100. Hacia el año 1998, dicha capacidad casi se había duplicado a 14.000. Debido a la gran necesidad de aumentar la capacidad de las celdas, se tuvieron que construir nuevas cárceles. "Pero desde hace un par de años, hemos visto una nueva realidad: una menor demanda de capacidad y, como resultado, el cierre de cárceles", nos comenta Hans Barendrecht, Director Ejecutivo de la Confraternidad Carcelaria de los Países Bajos. "La demanda de capacidad ahora está alrededor de unas 8.000 celdas". En el transcurso de la última década, casi la mitad de las cárceles del país han sido cerradas. Varias razones están contribuyendo a esta menor demanda y, por tanto, a esos cierres, a una caída en la tasa de criminalidad del país, a sentencias más cortas y al uso de penas alternativas, estas razones son, entre otras, el estudio de cómo los crímenes impactan a la sociedad, y los programas de intervención ofrecidos y destinados a reducir las tasas de reincidencia. Barendrecht recuerda cuando comenzó a trabajar en la prisión de Zoetermeer, la cual fue cerrada hace poco. "Llevó muchos, muchos años, pero valió la pena", nos dice. La prisión de Zoetermeer fue donde comenzaron los programas del Proyecto el Árbol Sicómoro y De Compagnie. “Dan Van Ness y sus colegas de la Confraternidad Carcelaria de Inglaterra y Gales vinieron a la prisión para explicar en qué consistía el Proyecto el Árbol Sicómoro y luego, paso a paso, obtuvimos permiso para comenzar.”

SOS, la versión de la CC de los Países Bajos del SycamoreTree Project® es ahora muy conocida en el área de la prisión. El enfoque del programa De Compagnie (un programa inspirado en APAC) es la integración laboral para los internos, como compañeros. "Tener un trabajo es muy significativo y es una de las mejores medicinas contra la reincidencia", dice Barendrecht. "Este programa ayuda a los compañeros a lidiar con muchos problemas y aprender cosas prácticas muy importantes como la comunicación respetuosa, los contactos familiares, el poder cocinar y comer juntos y cuidar y mantener un buen ambiente".

A principios de este año, la CC de los Países Bajos celebró su 25 aniversario en la prisión de Zoetermeer. "Celebrar nuestro aniversario en una prisión vacía fue muy especial y muy simbólico", nos dice Barendrecht. “Nuestro objetivo era salvar a la persona y terminar con el delincuente, como dicen en la metodología APAC. Y el cierre de esta prisión también simboliza eso”.

En respuesta a la pregunta de qué significa el cierre de tantas cárceles para la CC de los Países Bajos, él responde: "A veces bromeo diciendo que el cierre de las cárceles es el impacto resultante de nuestro trabajo," dice Barendrecht. “Por supuesto, esto es sólo una broma. Pero nuestros programas innovadores y de calidad y nuestra reputación para iniciar dichas innovaciones son muy respetados en la actualidad. Llevo involucrado en la Confraternidad Carcelaria de los Países Bajos desde hace 24 años. Empecé cuando estábamos por debajo del nivel del mar. Ahora, se nos considera una institución de vanguardia. No es una organización milagrosa, es un ojo para el futuro, con énfasis en el trabajo diario. La calidad es esencial: hacer las cosas pequeñas con una excelente actitud. Si eres fiable en las pequeñas cosas, se te confiará las cosas mayores".

Barendrecht continúa compartiendo, “Hoy en día, la sociedad escucha con sus ojos. Predicar el evangelio es importante. Pero la Confraternidad Carcelaria no es una iglesia, sin embargo, estamos llamados a servir de una manera muy práctica. Como dijo Cristo en Mateo 25: "Estaba en prisión y tú viniste a visitarme". Si Cristo dio su vida por los criminales y pecadores, ¿a quién debemos juzgar en lugar de servir?

RETIROS ESPIRITUALES EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS CAMBIAN LA VIDA DE MUCHOS JÓVENES, EN TAN SÓLO UN FIN DE SEMANA.

Recientes noticias publicadas en la cadena cope, nos revelan que cada vez son más los voluntarios que se acercan a las cárceles españolas haciendo llegar mensajes esperanzadores relacionados con la vida espiritual. Así es el caso del centro penitenciario de jóvenes de Quatre Camins de La Roca del Vallés, en Barcelona, donde el pasado mes de marzo tuvo lugar un retiro espiritual con una duración de un fin de semana a jornada completa.

El retiro de Effetá se está extendiendo cada vez más en todo el territorio español con la única intención de que jóvenes de entre 18 y 24 años aproximadamente experimenten un encuentro personal con Jesús. Hasta la fecha se habían venido realizando en varias casas de ejercicios espirituales siendo promovidos desde diferentes parroquias. Sin embargo, lo que es fácil y exitoso de acoger en grupos parroquiales, se hace complicado cuando hay que cruzar las puertas de un establecimiento de reclusión y su tarea se hace muy compleja por las características tan especiales de éstos. No obstante la perseverancia de un grupo de voluntarios dirigidos por el Sacerdote D. José María Carod, ha conseguido este objetivo.

Las prisiones son como las antiguas leproserías, donde muy pocos se acercan a dar consuelo y aliento a personas que están muy necesitadas de cariño. En el Evangelio podemos leer las palabras de Jesús en las Bienaventuranzas “Estaba preso y me visitasteis”. Probablemente los reclusos son los grandes olvidados de la sociedad, mucho más que los ancianos o las personas que llevan la enfermedad en soledad. Los internos de los centros penitenciarios no son objeto de interés por parte de la sociedad y conseguir estos fines carece en ocasiones de sentido para muchos.

Declaraciones de varios de los jóvenes que acudieron a este retiro, manifiestan un cambio de perspectiva total en su manera de ver la vida: “Han sido los mejores días de mi vida” “He recuperado la ilusión” “Ahora mi vida empieza a tener sentido”…

¿Qué les ha ocurrido a estos jóvenes en tan sólo un fin de semana? Ellos han sido protagonistas de un encuentro personal con Dios, se les ha abierto un camino de perdón, perdón hacia los demás y lo que es más importante, perdón hacia ellos mismos, han aprendido a aceptar sin resignación, han visto que a través de la incorporación de su pasado se puede cambiar, han sentido cómo se sanaban sus heridas y han encontrado un sentido a las relaciones con los demás desde otra perspectiva. Sólo una experiencia de este tipo puede abrir los corazones de tantos jóvenes en tan poco tiempo. Este retiro les ha cambado la vida y ahora sólo nos queda seguir con esta labor para que perseveren en la oración y continúen sintiendo la misericordia de Dios, que encuentren la renovación profunda, la sanación interior completa, la confianza en ellos mismos, la esperanza y el amor.

Después de escuchar esta noticia en la que podemos ver lo importante que son estos mensajes en los centros penitenciarios, encontramos una razón muy valiosa para seguir impulsando los talleres de La Peregrinación del Prisionero, que desde Concaes venimos impartiendo desde hace años con la ayuda de muchos voluntarios, los cuales invierten su tiempo en dar aliento a estas personas acercándose a las prisiones para predicar la palabra de Dios.

MUJER Y PRISIÓN

En el año 2018 CONCAES dentro de su Área de Mujer y Prisión ha llevado a cabo y participado en varias iniciativas. En octubre, participamos en Vitoria, en el seminario anual de ROSEP, en un análisis de la realidad de las mujeres presas que, sin ánimo de ser exhaustivo, pretende recoger algunas de las cuestiones que más nos preocupan a las asociaciones en nuestra labor diaria. Según el último informe de Instituciones Penitenciarias de 2017, las mujeres representan el 7,5% del total de la población penitenciaria. Este es el principal argumento que se utiliza para justificar que, en la actualidad, sólo existan en la península cuatro centros penitenciarios específicos para mujeres. Las demás se encuentran repartidas en los módulos de mujeres en cárceles de hombres.

La comisión de un delito conlleva siempre una estigmatización que, en el caso de las mujeres, aumenta por la ruptura del rol de género que la sociedad tiende a atribuirles como cuidadoras, madres o esposas. Por tanto, cuando una mujer entra en prisión, tanto a nivel social como institucional, resulta más penalizada. Las políticas penitenciarias, diseñadas para una población reclusa eminentemente masculina, contribuyen no sólo al desarraigo al que se ven sometidas para cumplir su condena, sino también a reproducir una realidad desigual en el medio penitenciario.

Los recursos actuales no dan respuesta a las necesidades de las mujeres presas en la esfera social, familiar, formativa o laboral. A las limitaciones en el uso de los espacios y recursos compartidos se suma la escasez de programas de tratamiento con enfoque de género y se hace necesaria una mayor intervención preventiva en materia de violencia de género. Está constatado que la falta de medios al alcance de las mujeres reclusas potencia la falta de autonomía y esta mayor dependencia de terceros, propicia nuevas situaciones de violencia de género o el mantenimiento de dicho fenómeno durante el internamiento. No hay que olvidar, además, que las mujeres reclusas cuentan con muy poco apoyo por parte de sus familiares y personas allegadas, por lo que los recursos y programas diseñados para atender sus necesidades específicas, son de gran importancia para mejorar su paso por prisión y su pronóstico de reinserción. Las mujeres que cumplen condena siendo madres. Está comprobado que las mujeres, como cuidadoras y principal eje vertebrador de la familia, cuentan con menos apoyo social que los hombres ante un ingreso en prisión. Desde la ROSEP se ha isntado a los poderes públicos a trabajar junto con las organizaciones sociales en el diseño de unas políticas penitenciarias que atiendan las necesidades de las mujeres privadas de libertad apostando por medidas alternativas a la prisión y programas y recursos específicos. El día 13 de noviembre acudimos al Seminario “Una Sociedad Digital y Género” organizado por el Instituto de la Mujer y se devatió sobre la revolución tecnológica actual y la inclusión de la mujer en ella. Se destacó que la elección de estudios entre las niñas y jóvenes es muy baja en los campos más tecnológicos de cada profesión, comparado con los chicos. Vimos que los nuevos retos de género en la innovación y la investigación son conseguir derribar las barreras que hacen que este sector quede descartado por las mujeres. El 12 de diciembre participamos en la “Jornada del Tercer Sector en Igualdad”. Allí se compartieron las buenas prácticas en igualdad realizadas por diferentes asociaciones y se destacaron siete ámbitos prioritarios para trabajar en materia de mujer, que son: defender los derechos de las mujeres y su capacidad jurídica, la aplicación práctica del posicionamiento, la promoción de participación social, garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, reconocer su papel en los labores de cuidados, la violencia de género y favorecer el liderazgo y la auto presentación. En este mismo sentido, los trabajadores de CONCAES recibieron una formación sobre perspectiva de género en los programas en prisiones, impartido por la Fundación Atenea. En ella se nos mostró la importancia de potenciar la equidad de género ya que todos partimos de puntos diferentes y debemos realizar acciones positivas para poder alcanzar las mismas oportunidades.

Y como finalización del año, Fundación Fomento Hispania y Concaes organizaron un ciclo de actividades de carácter sociocultural destinadas a las mujeres en prisión, concretamente las que se encuentran cumpliendo condena en el C.P Madrid VII-Estremera. Estas actividades fueron diversas: música y composición, gestión del conflicto, gimnasia pasiva, estereotipos desde una óptica de género, papiroflexia y un cinefórum sobre la lucha por los derechos de las mujeres. Además una obra de teatro interpretada por la compañía ¨Montajes en el Abismo¨, que interpretaron su obra Optometría Violeta, una comedia que no deja indiferente y hace reflexionar, desde el humor, sobre temas como la igualdad de género y el machismo. Fueron dirigidas por profesionales contratados por dicha fundación, acompañados de voluntarios de Concaes.

La acogida por parte de las internas fue estupenda, así como su grado de satisfacción al finalizar las mismas, igual que por el centro. Ambas entidades trabajan ahora en la elaboración de un proyecto de mayor duración y cuya implementación va a proponerse en otros tres centros de cumplimiento. María Merino

PREMIOS FUNDACIÓN EDP

La Fundación EDP presentó el 10 de enero en Madrid los proyectos seleccionados para el programa EDP Solidaria 2018. CONCAES fue seleccionada con el proyecto 'Programa de responsabilización del delito y reparación del daño en sistema penitenciario'. En la gala los representantes de cada asociación premiada hablaron sobre sus proyectos. Nuestra Presidenta, Ana Escalona expuso cada día vemos en la sociedad las terribles consecuencias del delito, y vemos cómo se cumplen las condenas en las prisiones.

En la mayoría de los casos nos limitamos a apartar el problema y castigar, y ese problema volverá a nosotros. Se trata de solucionarlo, a través de esfuerzo, perseverancia y dedicación. Si no hacemos iniciativas de este tipo, quien entra en prisión tiene todas las papeletas para salir peor de lo que entró. ¿Qué planteamos? CONCAES y AMPC (nuestro partenariado en este proyecto), planteamos un espacio de trabajo común donde corregir esos efectos del delito, y sobre todo prevenir que suceda otra vez. En este espacio participan todas las partes afectadas, durante dos meses y medio: con las víctimas para reparar el daño sufrido, con las personas infractoras para trabajar su responsabilización del daño, su reparación y su posterior reinserción, y con las familias de ambos y entornos más cercano, que son también víctimas, trabajando en la superación del trauma, la no reincidencia de los penados, y la prevención en su núcleo familiar. Añadió que muchas veces falta reflexión acerca de los problemas que más nos afectan como sociedad, entre ellos, nuestra forma de afrontar el delito, desligarnos de su gestión y de apartarlo pensando que así se va a solucionar. El proceso judicial tradicional, desde su concepción, no trabaja la responsabilización de la persona infractora. Tampoco considera, en el establecimiento de las penas, el daño sufrido por las víctimas como consecuencias del delito, durante el proceso judicial la víctima no es escuchada.

No se trata sólo de cumplir un castigo, hemos de conseguir que esas personas vuelvan a la sociedad a cumplir las normas, porque es un hecho que vuelven, porque forman parte de nuestra sociedad y porque les necesitamos responsables y reinsertados. Creemos que sí hay fórmulas de crear una sociedad mejor, y es claramente visible que los índices de criminalidad son más bajos en los países donde se apuesta por este tipo de programas más que por penas más duras.

I CONGRESO DEL PERDÓN

Los pasados días 1 y 2 de Febrero, se celebró en Monzón (Huesca) el I Congreso YOSOY, un espacio donde reflexionamos sobre el perdón como vehículo para alcanzar la felicidad. En él participaron cuatro ponentes, que cuentan con un gran reconocimiento en sus campos de trabajo: Jenny Moix, Fidel Delgado, Enrique Martínez Lozano y Daniel Fernández Carril, que nos aportaron claves para comprender los puntos de vista sobre cómo alcanzar la felicidad. Allí pudimos experimentar cómo los valores de la gratitud, el amor y la compasión hacen conectar tu yo propio con el interior y cómo el amor, la comprensión , el optimismo, la aceptación y sobre todo el perdón son valores intangibles que nos guían para desarrollar una vida llena de sentido. Destacar la participación del ponente Daniel Fernández Carril que en su documental “Mil sonrisas y un perdón”, narra su vida tras el accidente de tráfico sufrido con un conductor ebrio, que le ocasionó importantes secuelas físicas y que actualmente dedica parte de su tiempo a impartir charlas sobre el riesgo del alcohol en la conducción y sobre el proceso de perdonar. ANA ESCALONA

FEDERACION ESPAÑOLA DE JUSTICIA RESTAURATIVA

Los días 1 y 2 de febrero de 2019 tuvo lugar en Málaga la asamblea anual de la FEJR,de la que CONCAES forma parte, organizada por los compañeros de Soluciona, que se encargaron de crear un clima de trabajo maravilloso.

Durante las jorandas se expusieron los programas que desde la FERJ se han desarrollado en el 2018 en todo el territorio nacional, se trabajó sobre los que se prevé realizar en 2019. Se adquirió el compromiso de trabajar en la autoformación entre las asociaciones que componemos la federación a través de la Comisión de Formación de la FEJR que expuso los avances logrados en esta materia. Se trabajó intensamente en mejorar el sistema de comunicación así como en mejorar el funcionamiento. Se trató la incorporación de nuevas asociaciones y el compromiso de una actualización de nuestros estatutos, en lo que ya las asociaciones estamos trabajando. La conclusión general que nos llevamos es que este encuentro ha supuesto un punto de inflexión para el crecimiento de la FEJR, gracias a los nuevos y bonitos retos que se nos presentan, y a la riqueza y significativa mejora de los diversos programas que se llevan entre todos a cabo. Isabel Díaz Muñoz

CELEBRACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

El 24 de septiembre celebramos la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, patrona de las instituciones penitenciarias y de las personas privadas de libertad.

Este año, desde CONCAES hemos colaborado con tres Centros Penitenciarios, realizando varios actos para ayudar a que las personas internas, puedan disfrutar de este día:

En el C.P Madrid IV-Navalcarnero actuó el grupo de punk-rock Biznaga. En el C.P Madrid V- Soto del Real actuó Ana, voluntaria de Concaes, en un espectáculo de Cuenta Cuentos para adultos, y un mago de la asociación Abracadabra. En el C.P Madrid VII- Estremera, se celebró la actuación de uno de los magos de la asociación Abracadabra y actuó además el grupo de música “Trap Yolog”. A través de todos estos actos, ofrecemos a los internos la oportunidad de vivir un día diferente, un día de celebración en el que puedan disfrutar de actividades lúdicas, realizadas con todo el amor por voluntarios, y que sientan que la sociedad se acerca a ellos.

María Merino

PROYECTO “ÁRBOL ÁNGEL” 2018

Queremos compartir con vosotros la alegría que nos han proporcionado las dos últimas acciones de este programa. REPARTO DE MATERIAL ESCOLAR. Septiembre es un mes de muchos gastos para las familias con menores en edad de escolarización y por ello, desde hace ya tres años tratamos de ser un apoyo para las familias que ya lo necesitan, y esta rama del proyecto siendo cada vez más estable. El objetivo principal de la campaña es hacer llegar material escolar a aquellos niños cuyos familiares han cumplido o se encuentran cumpliendo condena en centros penitenciarios, con la idea de disminuir el riesgo de fracaso escolar, que aumenta sensiblemente cuando un miembro de la familia entra en prisión, debido en parte a que muchas de estas familias carecen de recursos para adquirir el material básico necesario para afrontar el nuevo curso. Intentamos de este modo que la falta de recursos económicos no sea un obstáculo. A través de esta campaña y gracias a las donaciones de material por parte de voluntarios y empresas, se repartió con éxito el material solicitado por 9 familias con un total de 15 niños. Y en los pasados meses de diciembre y enero la CAMPAÑA DE NAVIDAD. REYES MAGOS, dirigida a aquellos niños cuyos familiares pasaron estas fechas lejos de ellos, cumpliendo condena en un centro penitenciario. La campaña nos pareció todo un éxito gracias a la participación de un total de 116 personas que se involucraron con la causa social propuesta en el proyecto. Gracias a ellas (voluntarios, trabajadores, personal en prácticas, personas que realizan Trabajo en Beneficio de la Comunidad, colaboradores, amigos y conocidos), 120 niños recibieron regalos de parte de sus seres queridos. Fue algo precioso y que con un nuevo sistema de captación de regalos y reparto mejoró sensiblemente, algo que proyectaremos en 2019 también para el material escolar. Las personas implicadas dedicaron sus recursos en comprar regalos, organizarlos y hacerlos llegar a tiempo para el día de Reyes a los domicilios de los niños. Un millón de gracias a todas estas personas por que por ellas conseguimos que ese día estas familias se sintieran un poco más unidas y presentes en sus corazones. Malena Pulido

SE VISLUMBRA UN LUZ AL FINAL DEL TUNEL

El perdón sobrevoló la prisión de Estremera. Se atribuya a Bismarck esta frase: “No he podido pegar ojo; me he pasado toda la noche odiando”. Pero la vida es demasiado breve como para gastarla odiando a los demás. Nos falta entender que en el fondo del alma hay un fecundo manantial que, la mayor parte de las veces, está cegado o tapado por una piedra. En la prisión de Estremera ha sobrevolado una profunda sanación interior. Y también el perdón. Ocho internos han asistido al programa “Árbol Sicómoro” de Justicia Restaurativa, un taller que ha derribado muros de pesares, resentimientos y tristezas. Los presos, que comenzaron el curso con un cierto aire de indiferencia, rutina y de recelo, han llegado al final experimentando un nuevo ser, una alegría nueva. Se ha encendido en ellos otra luz desconocida. En el fondo de cada ser humano radica la dignidad de la persona, la capa freática por donde fluye un agua, que la vida, con su dureza, ha ido secando poco a poco. Pero la acción poderosa de la Gracia ha llegado a lo profundo de esta capa, hasta calar en los corazones lastimados, sin consuelo. Y ha comenzado a fluir el arrepentimiento y el perdón. A veces, el fardo que más pesa es uno mismo. Porque el paso más difícil del interno no ha sido el de pedir perdón, sino el de personarse a sí mismo. Y esta dureza con la que se han castigado, les ha hecho herirse innecesariamente. Por suerte, estos chicos han podido abrir su interior, han dejado caer la máscara que impone el entorno social hasta el punto de emocionarse. Y de llorar. Resultó estremecedor el abrazo de perdón entre un interno y una víctima que asistió al taller. Al levantar la mirada, me di cuenta de que algunos ojos estaban humedecidos por las lágrimas. Y es que la historia de Zaqueo, por muy apolillada y antigua que parezca, resulta muy actual. Durante el taller percibí que cuando nos abrimos a la acción de Dios y dejamos caer nuestros prejuicios y corazas, nuestras vidas también cambian. Justicia Restaurativa, a través del “Árbol Sicómoro”, pretende llegar hasta el hondón del alma, en la comprensión de la fragilidad humana de donde arrancan el arrepentimiento y el perdón. La sesión de clausura –a la que asistieron la Almudena, trabajadora social del centro, y Belén, jurista– resultó muy emotiva. Las lágrimas volvieron a aflorar a los ojos. La luz se hizo en Estremera, y el perdón sobrevoló los corazones. Creo sinceramente, tal como Jesús afirma en el episodio de Zaqueo que, la “salvación ha llegado a esta casa”, y se vislumbra una luz al final del túnel…

Alfredo García Huetos

VENCE QUIEN ABRAZA MÁS FUERTE. CESAL Y CONCAES. METODOLOGÍA APAC

HughGreathead, el Director Regional de Europa y Asia de Confraternidad Carcelaria de España, fue invitado a la Jornada sobre prevención de la violencia organizada por CESAL, para hablar de la metodología APAC. En ella respondió a tres preguntas: ¿Puede un hombre que ha matado a otro realmente cambiar?En primer lugar, quiero señalar que no todas las personas reclusas son asesinos, de hecho la mayoría no lo son.Cuando pensamos en la prisión lo hacemos en los crímenes más extremos, pero la mayoría están allí porque han sido arrestados repetidamente por pequeños crímenes. A su pregunta específica contesto, sí, un asesino puede cambiar, y cambian. De hecho, la gran mayoría finalmente abandonará la prisión y regresará a la sociedad.

Muestran tasas muy bajas de reincidencia. En los EE. UU, por ejemplo es 1-3%, normalmente no vuelven a asesinar, y muchos delincuentes violentos, teniendo en cuenta el peso de su culpa, dedican sus vidas a ayudar a otros a no caer en los mismos peligros que ellos. ¿Vale la pena gastar energía y recursos de la sociedad y del estado para mejorar la situación de las personas que han hecho mucho daño a otros ciudadanos? Sí, vale la pena invertir en estas personas. Para mí hay dos formas de responder esta pregunta: Una perspectiva humana y una cristiana. Todos somos más grandes que nuestros errores, si a cada uno nos dieran muchas segundas oportunidades, casi nadie estaría allí. Como cristianos, creemos que Dios nos hizo a su propia imagen, incluso a las personas que están en prisión. Tiene un plan especial para cada uno de nosotros y nos llama a hacer esto.La gran mayoría de las personas en prisión se pierden desesperadamente. Pertenecen a familias desestructuradas, entornos de violencia, abuso e intimidación, la desesperanza y eventualmente la ira llevan a muchos a abandonar la escuela, consumen alcohol y drogas, buscan encontrar identidad dentro de algún tipo de banda. Esta es una combinación que rápidamente lleva al crimen. Con frecuencia no es tanto el contenido sino el amor que experimenta cuando alguien entra en prisión desde el exterior y le ve lo suficientemente valioso como para pasar su tiempo con él allí. Por ejemplo, en comunidades de restauración APAC son regímenes penitenciarios intensivos las 24 horas, los 7 días de la semana, diseñados para reducir el comportamiento ofensivo a través de una programación centrada en la persona y basada en la fe. También hay muchos voluntarios involucrados. Poner la responsabilidad en las manos de los presos, reservada normalmente a la autoridad, para muchos es la primera vez que siente que se confía en ellos, y se les trata como personas normales y bien intencionadas. Al obtener una sensación de confianza y experimentar el amor comienza la transformación. Sin duda, invertir en las personas reclusas es lo correcto.Desde otra perspectiva, tiene sentido social y económico invertir en ellas, ya que más del 95% finalmente regresará a la sociedad y alrededor del 70% cometerá otro delito dentro de los primeros 5 años. ¡Cualquier otro servicio o producto con tal rendimiento estaría fuera del negocio hace mucho tiempo! Entonces, ¿por qué hacer lo mismo y esperar un resultado diferente?

¿Por qué deberíamos perdonar a estos hombres y mujeres, después del mal que han cometido? ¿Cómo se puede sentir una víctima? Las víctimas suelen sufrir un gran impacto negativo en sus vidas y en quienes les rodean. El costo es difícil de calcular. Si vamos al extremo y pensamos en un amigo o en un pariente asesinado, ¿cuánto podría pagarse por esa vida? Pues incluso cuando los cálculos son tan costosos, mediante simples cálculos de costos, los países que aparentemente invierten grandes cantidades en las personas reclusas, terminan gastando menos en el largo plazo a medida que las tasas de reincidencia pueden llegar a caer del 70% al 5€.Aferrarse a la ira. Colgarse en el dolor, en el odio. Estos son síntomas de falta de perdón. En última instancia, si no perdonas, el crimen simplemente sigue viviendo dentro de ti. El ofensor sigue teniendo un control de tu vida, es personalmente costoso y destructivo. El perdón no significa tener que hacerse amigo de quien te ha hecho daño, significa soltar el control que ese daño tiene sobre ti. También significa que si la persona lamenta profunda y verdaderamente los problemas que causó, entonces, en cierto sentido, le libera para comenzar a cambiar su vida y devolver el bien a las comunidades y la sociedad.

ENCUENTRO DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE JUSTICIA RESTAURATIVA EN PAMPLONA

El viernes 26 de enero de 2018 en el Civivox Condestable de Pamplona nos reunimos las asociaciones de la FEJR para compartir experiencias sobre los diferentes programas de Justicia Restaurativa que implementamos en el territorio español.Estuvieron presentes las siguientes asociaciones: ANAME, SOLUCIONA , AMEDI, AMPC, GEUZ, ADOSTEN, ¿HABLAMOS?, yCONCAES, que compartió la experiencia del Proyecto Árbol Sicómoro. Tras la estupenda acogida de la gente de ANAME y la bienvenida, entramos en materia compartiendo cómo llegaba cada asociación y sus experiencias.

. Después sobre el convenio de la FEJR con Instituciones Penitenciarias y sus implicaciones para todas las entidades. Se desarrollaron los diferentes temas y el desarrollo de la federación en grupos de trabajo. Se acordódar importancia a la formación para aportar siempre por la calidad en los programas, y a la autoformación, ya que nuestra diversidad y buenas prácticas nos pueden enriquecer a veces más que con agentes externos. Con este fin se estableció una comisión de formación, y establecimos que la primera se hará coincidir con el próximo encuentro de la federación, que tendrá lugar en Málaga en el primer trimestre de 2019. Se recogen los propósitos para este año y acuerdos alcanzados respecto de cada uno de los grupos de trabajo, y que fueron debatidos y ratificados por toda la asamblea.

LA JUSTICIA RESTAURATIVA CREA CAMBIOS EN LA CULTURA PENITENCIARIA EN EL LÍBANO

Superando nuestras expectativas, a la fecha nueve países se han puesto de acuerdo para implementar el Proyecto Árbol Sicómoro Nueva Hoja, un programa de reconciliación entre víctimas y victimarios.

Partiendo de los principios básicos del Proyecto Árbol Sicómoro, el programa Nueva Hoja guía a pequeños grupos de personas penadas a través de ocho sesiones en las que se reflexiona y discute sobre importantes temas como la responsabilidad, el perdón, la manera de reparar el daño causado, y la reconciliación. Cada sesión incluye la perspectiva de las víctimas a través de entrevistas y de vídeos, que proporcionan un poderoso punto de partida para cada discusión. Las víctimas se reúnen con los penados durante dos sesiones para compartir sus historias en persona. Los victimarios explorarán diferentes formas de hacer restitución por los daños causados por el delito que han cometido.

En el Líbano, un coronel que dirige una cárcel superpoblada reportó un cambio en la cultura de su prisión. Desde que el programa se ha empezado a implementar , la prisión es más tranquila y un lugar más pacífico. Dan Van Ness, fundador del Centro para la Justicia y Reconciliación y uno de los creadores del Árbol Sicómoro Nueva Hoja dice: “[el programa] tuvo un impacto mayor al calculado originalmente debido a que los reclusos que tomaron el curso están compartiendo lo aprendido con otros reclusos, y lo aplican en su día a día.”

A través del curso, los reclusos pueden escribir cartas de disculpa a sus víctimas. Uno de reclusos de la prisión de Roumieh escribió, "Decir que lo siento no es suficiente. El programa  me ha enseñado muchas cosas…   El acto de arrepentimiento debe empezar por cambiar y dicho cambio debe ser verdadero. Uno le puede mentir a cualquiera, pero no se puede mentir a uno mismo.

Otro recluso de la prisión de Zahleh compartió, "Mi presencia en este programa me dio el poder para seguir luchando para alcanzar la paz y la alegría en esta vida y no repetir mi error."

En la ceremonia de graduación, se hizo entrega a los participantes de sus certificados de graduación en el programa.  El Líbano tiene ahora una lista de espera de más 100 personas penadas que desean participar en este curso.

España es uno de los países que implementará este proyecto, el primero en Europa, que comienza la semana del 8 enero con 3 cursos simultáneos de 12 penados en régimen abierto, a los que seguirán otros 37 cursos de diálogos restaurativos durante todo el 2018.

EMPODERANDO A MUJERES POR MEDIO DE PROGRAMAS DE CAPACITACIÓN

Uno de los mayores obstáculos que enfrentan los hombres y mujeres cuando son puestos en libertad de la prisión es poder encontrar un empleo adecuado. Para hacer frente a este reto, la Confraternidad Carcelaria de Trinidad y Tobago junto con el Servicio de Prisiones de Trinidad y Tobago, han logrado implementar dos programas, “Empezando Nuevas Empresas” y “Hablando con Confianza” con el fin de poder capacitar a las reclusas que se encuentran en la prisión de mujeres tener una adecuada preparación para su reintegración a la sociedad.

Hace poco, se celebró una ceremonia conjunta de graduación en la prisión de mujeres de Rison en honor de las participantes en ambos programas. Demostraron su talento para hablar en público y su creatividad exhibiendo los productos de sus respectivos negocios. El público de la ceremonia, que comprendía a personal y a altos funcionarios del sistema penitenciario, se vieron asombrados por el nivel de excelencia alcanzado por estas mujeres gracias a su participación en los programas.El programa “Empezando Nuevas Empresas” desarrolla y mejora la capacidad empresarial de cada participante y, además, equipa a las participantes con habilidades para establecer y administrar su propio negocio. El programa es conducido por la Dra. Cilla Benjamín, profesora de la Universidad de las Indias Occidentales, Campus de Trinidad. Del mismo modo, el programa “Hablando con Confianza” ayuda a las mujeres a superar el miedo a hablar en público y transforma a las participantes en personas con confianza, que ahora cuentan con las habilidades necesarias para comunicarse de manera articulada y eficaz.

CURSO DE FORMACIÓN DE FACILITADORES PARA DIÁLOGOS RESTAURATIVOS

Los pasados 6, 7 y 8 de noviembre en Concaes recibimos el curso de formación para llevar a cabo la implementación del Proyecto Árbol Sicómoro Nueva Hoja, de Justicia Restaurativa, durante los 3 próximos años.

Roy Moussalli, miembro de Prison Fellowship International y del Centro para la Justicia y Reconciliación, fue quien llevó a cabo dicha formación. Es ingeniero, y acabó involucrándose en tareas humanitarias. Actualmente es Coordinador de PFI en Medio Oriente y en África. En Siria trabaja en las prisiones, y con los jóvenes y desplazados a causa de la guerra.

El Proyecto Árbol Sicómoro empezó en 1996 y se ha llevado a cabo en 35 países, juntando a los penados con sus víctimas durante 8 sesiones, tratando de dialogar acerca del delito. No consiste en un programa de tratamiento, sino de la construcción de un conocimiento sobre el delito y las consecuencias del mismo. Su impacto ha sido muy positivo tanto para victimarios, reduciendo la reincidencia, como para víctimas, permitiendo superar el trauma causado. Además se produce una reducción significativa de la violencia en los centros de cumplimiento, identificable a partir del 20% de participación.

El objetivo es que en 2022 se haya producido este cambio de cultura en 600 prisiones de todo el mundo.

Cuando los gobiernos más sofisticados se han atrevido a apostar por sustituir la justicia tradicional (o donde la justicia restaurativa es la principal frente a la tradicional, como en Nueva Zelanda, por ejemplo) el resultado ha sido mucho mejor, pues la justicia punitiva no restaura, al terminar la condena el penado acaba siendo también víctima del sistema y perdiendo conexión con su comunidad tras la estancia en prisión.

La Justicia Restaurativa trata de ayudar a la víctima a superar el trauma, y además el victimario enfrenta lo que ha hecho entendiéndolo, al estar en contacto e involucrarse con la víctima y su familia. El Árbol Sicómoro Nueva Hoja es un programa de justicia restaurativa, donde se trabaja la responsabilidad, reparación del daño, el perdón, y la creación de paz.

 

 

ARTE Y DEPORTE EN LA CÁRCEL

“Entre aquí y allá”. Concurso Internacional de Arte para personas privadas de libertad.

El pasado enero se presentó la propuesta de la asociación francosuiza “Art and prison” a centros penitenciarios de 10 países. Concaes formamos parte de esta iniciativa, recibiendo una grata acogida por parte de los internos, quienes a pesar de solicitarles que trabajaran en base al dibujo y la pintura, combinaron poesías y escritos en sus producciones. La temática del concurso se denominó “Entre aquí y allá”, y el ganador recibirá un premio de 1000€, el segundo 500€, y el tercero 100€. Entre las obras se pudieron observar los diferentes sentimientos o emociones que surgen en prisión, donde el contexto de encierro inspiró la producción y favoreció la reflexión.

Taller de pilates. Trabajando el espíritu, cuerpo y mente.El pasado mes de abril comenzamos a implementar el nuevo taller de Pilates en el centro penitenciario de Alcalá Militar. El método Pilates consiste en la práctica de un conjunto de ejercicios físicos que hacen posible conectar espíritu, cuerpo y  mente para trabajar. Diez internos participan cada viernes, demostrando interés y entusiasmo, tratando de avanzar en esta especialidad, junto a la profesora (Ana), profesional del Pilates y voluntaria de CONCAES.

Gracias a un crecimiento en el número de colaboradores, en los últimos meses hemos aumentado la cantidad de talleres impartidos en diferentes centros; así este pequeño “ejército” de voluntarios continuamos fortaleciéndonos, e intentando proporcionar nuevas y mejores alternativas para la rehabilitación de encarcelados.El pasado enero se presentó la propuesta de la asociación francosuiza “Art and prison” a centros penitenciarios de 10 países. Concaes formamos parte de esta iniciativa, recibiendo una grata acogida por parte de los internos, quienes a pesar de solicitarles que trabajaran en base al dibujo y la pintura, combinaron poesías y escritos en sus producciones. La temática del concurso se denominó “Entre aquí y allá”, y el ganador recibirá un premio de 1000€, el segundo 500€, y el tercero 100€. Entre las obras se pudieron observar los diferentes sentimientos o emociones que surgen en prisión, donde el contexto de encierro inspiró la producción y favoreció la reflexión.

TALLER JURÍDICO. VOLUNTARIADO “DE LEY”.

Entrevista a nuestra compañera Gema Hernández, abogada y voluntaria de CONCAES. Desde su llegada se ha propuesto expandir mensajes de compromiso a otros abogados, enfocados en la necesidad de acompañar a sus clientes en los momentos más duros de sus vidas, su ingreso en prisión. Si bien la familia del nuevo recluso es fundamental, Gema resalta la importancia del abogado para evitar la sensación aislamiento. “Nuestra función no termina el día del juicio, hay que seguir luchando por los derechos de la persona privada de libertad. Para el interno es fundamental no sentirse “abandonado” por su abogado, sino saber que se está pendiente de él, informándole de los recursos que se pueden presentar, de las resoluciones (…) necesita saber que tiene un abogado que siempre le va a coger el teléfono, que le visite a menudo, verle a la cara…”. El trabajo que Gema realiza en las diferentes prisiones es un importante complemento para el resto de voluntarios, ya que lo hace desde una perspectiva diferente, contacta con los abogados de los reclusos, les pone al día sobre la situación de sus clientes y asesora a estos últimos. “Cuando les visito (a los reclusos), ellos desean que les informe jurídicamente, siendo realistas, no creándoles falsas expectativas, informándole de lo que realmente pueden conseguir, de cómo pueden mejorar (…) empezando con la obtención de permisos de salida, y por supuesto, jamás juzgarles ni preguntarles si lo hicieron o no lo hicieron, ni por qué”. Contener a los liberados (quizá la mayor debilidad del sistema a la hora de evitar la reincidencia delictiva) es medular en su labor: “en algunos casos hay que conseguirles alojamiento, donde puedan comer y dormir a la espera del futuro juicio, o un lugar donde disfrutar de los permisos; así como acompañarles el día que salen de la prisión en el caso de que no tenga familiar ni amigos que puedan ir a recogerles”. Al consultarle sobre qué le ha aportado su labor como voluntaria en prisiones; “son personas exactamente iguales a los que están gozando de libertad, solo que por circunstancias de la vida han cometido determinados hechos que son tipificados como delito con pena de prisión, pero cualquier persona en iguales circunstancias podría cometer el mismo hecho delictivo (…) todos los casos me afectan especialmente, porque todos son especiales y únicos. Cada preso se merece mi mayor respeto independientemente del delito que haya cometido; todos los casos me afectan, bien por ser muy joven el preso, bien porque ya lleva muchos años privado de libertad, bien porque su familia está muy angustiada, bien porque se trata de “tonterías” cometidas en la juventud, o bien por haber cometido muchos “pequeños” delitos que ni siquiera tienen pena de prisión pero que al no poder pagar la pena de multa, en días de multa impagados se convierten en días de prisión, o bien por ver que han estado “abandonados” muchos años sin abogado por desidia o ignorancia, pudiendo tener un abogado de oficio (..) me impresiona la frialdad con la que son tratados a veces en prisión, la poca fe que los trabajadores sociales depositan en ellos, las opiniones de la sociedad que reclama penas cada vez más duras e incluso el cumplimiento íntegro de las penas, olvidándose de la reinserción y de los derechos penitenciarios”.  Si bien Gema reconoce que “la libertad es el bien más preciado” y que “solo se valora cuando se pierde”, retoma la recurrente pregunta que gana espacio no solo entre nuestros voluntarios sino en la academia internacional: “¿Son las cárceles la solución de la delincuencia?”

 

ACUERDO SECOT – CONCAES.

 

El pasado mes de abril D. ------ , presidente de SECOT y Dña. Ana Escalona Paul, presidenta de CONCAES, firmaron un acuerdo de colaboración conjunta para trabajar juntos en un proyecto en el ámbito penitenciario. Ambas asociaciones se unen para promover un proyecto que consiste en realizar talleres de Autoempleo dentro de los centros penitenciarios, así como el acceso a los cursos de formación que SECOT ofrece a reclusos que obtengan la libertad o semi-libertad. La experiencia y el buen hacer de SECOT, dedicada desde hace más de 25 años a …..  nos enriquece y nos muestra mucho que aprender, y lo que es más importante, proporciona a los privados de libertad de una oportunidad excepcional para formase, reinventarse, y plantearse un nuevo futuro.

CONCAES EN LAS XVIII JORNADAS NACIONALES DEL ÁREA SOCIAL DE P.PENITENCIARIA

Acudimos a las XVIII Jornadas Nacionales del Área Social de Pastoral Penitenciaria,  que tuvieron lugar en Madrid los días 7 y 8 de abril de 2017, bajo el lema “La familia de la persona presa, una realidad vulnerable”. Nos gustaría resaltar las palabras de Carmen Martínez de Toda, coordinadora del Área Social del Departamento y de las Jornadas: “… hemos aprendido que para acompañar la fragilidad hay que hacerlo desde la propia fragilidad, con paciencia, con gran delicadeza porque tocamos la intimidad de las personas, conscientes de nuestra impotencia, aplicando el principio misericordia y la pedagogía de la gracia”. Participaron alrededor de 70 personas -responsables y voluntarios de la Pastoral Penitenciaria, profesionales de Instituciones Penitenciarias y de otros ámbitos, con el objetivo de mejorar la acogida y acompañamiento a las familias. Hubo interesantes ponencias, mesa redonda y una Mesa de Experiencias en la que participaron dos personas que habían obtenido, a través del capellán de Navalcarnero el permiso de salida para estar en la Mesa, junto a tres madres con hijos en prisión. La experiencia de cada uno de ellos impactó a todos por la dureza de las experiencias, la sencillez, el espíritu de superación, la fuerza interior y la fe que sostenía su amor por sus hijos y por los suyos.

 

INTERNACIONAL

¿SABIAS QUÉ?

Durante años, Finlandia, alineada con la Unión Soviética, compartió con esta última y con los Estados Unidos las peores tasas mundiales de encarcelamiento (en Estados Unidos, unas 730 personas presas por cada 100.000, frente a 37 de Islandia o 62 de Noruega). Separada de la Unión Soviética poco tiempo después, y ya más en línea con los demás países escandinavos, Finlandia pasó a tener la segunda tasa de encarcelamiento entre las más bajas de Europa y una de las más bajas del mundo.

Las respuestas elegidas por el Estado: No es que los finlandeses se hubieran vuelto más inocentes -no eran ahora santos los que antes eran criminales-, sino que los criterios sobre qué se consideraba delito, tanto como las respuestas elegidas por el Estado para hacer frente al delito, habían cambiado (para ilustrar lo dicho con un caso fácil: si un día empezamos a encarcelar a los jóvenes que se copian en los exámenes o a los adultos que insultan a sus pares en la calle, tendremos muchos más presos que antes, pero esto será por una decisión propia y no porque tengamos ahora un brote de delincuencia). Robaina Piegas (Pastoral Penitenciaria del Uruguay) citando reflexiones del noruego Nils Christie.

 

NUEVO PROYECTO MUNDIAL “ÁRBOL SICOMORO, NUEVA HOJA”

Nuestra asociación madre, Prison Fellowship International, pone en marcha a partir de septiembre el proyecto Árbol Sicomoro Nueva Hoja, un  proyecto de expansión de la Justicia Restaurativa por todo el mundo. Este proyecto ha sido concebido en el Centro de Justicia y Restauración que Confraternidad Carcelaria Internacional tiene en EE.UU (www.restorativejustice.org), desde donde será coordinado en todo el mundo. El objetivo es aumentar la paz en las cárceles y comunidades de 60 países para 2022. Lograr esto facilitando 500.000 conversaciones reparadoras entre víctimas de delitos y presos en 600 prisiones de esos países para esa fecha. Y la estrategia es establecer alianzas con 60 afiliadas nacionales de Prison Fellowship durante los próximos 5 años para perseguir conjuntamente esta meta. La metodología consiste en crear un ambiente seguro y respetuoso dentro de las prisiones, donde los victimarios y las víctimas puedan contar y reflexionar sobre sus historias, llevando al autodescubrimiento y a un compromiso para construir la paz. España será el primer país europeo en implementarlo, y en este mes de junio hemos firmado el acuerdo de colaboración entre entidades.

 

PENA DE MUERTE. LOS QUE PUEDEN PERDONAR

Conocida como causa “abolicionista”, los movimientos a favor de erradicar la pena de muerte avanzan en todo el mundo, desplazando progresivamente a los “retencionistas”, presentes en muchos países y que aún se aferran a esta herramienta punitiva. En la actualidad, más de 90 países mantienen la pena de muerte en sus legislaciones, y 50 de ellos continúan aplicándola (Bielorusia es el único caso europeo, ejecutando con un disparo en la nuca a sus prisioneros). Es la permanencia de ejecuciones en el mundo lo que nos lleva a abordar nuevamente el tema, y lo hacemos compartiendo la vida de Adeline Wong, quien de niña quedó huérfana por la ejecución de su padre en una prisión de Singapur. Adeline relató cómo le escondieron el triste destino de su progenitor, quien trabajaba como cocinero y por mil dólares aceptó pasar 138 gramos de heroína de Malasia a Singapur (país donde el tráfico de drogas se castiga con la muerte).

 

Su madre le dijo que había fallecido por una grave enfermedad, pero los años revelarían el trágico desenlace; su padre había atravesado el “corredor de la muerte”. Adeline descubrió los motivos que lo llevaron a la horca, y la forma en que aquel aceptó resignado el veredicto del jurado; su madre sin embargo enloqueció al oír la condena, y levantando a su hija en brazos suplicaba clemencia. Hoy Adeline es parte de la Confraternidad Carcelaria de Singapur, ayudando a los hijos de muchos reclusos a crecer con el apoyo del que ella careció. Madrid abolicionista. Han pasado cuatro años desde que Madrid fuera anfitriona del 5º Congreso Mundial contra la pena de muerte (junio de 2013) auspiciado por la Asociación “Juntos Contra la Pena de Muerte”. Participaron entonces 1500 asistentes y 200 periodistas de más de 90 países. Entre los presentes sobresalieron connotadas figuras de la causa abolicionista internacional, sobrevivientes a los “corredores de la muerte” y familiares de ejecutados. De estos últimos, destacó Robert Meeropol, que al igual que Adeline, también él (con seis años de edad) perdió a sus padres cuando el gobierno de los EE.UU los ejecutó en la silla eléctrica en 1953, acusados de espionaje a favor de la URSS (el conocido “caso Rosenberg”), en los inicios de la Guerra Fría. Concaes participó activamente de aquel congreso, y con la consigna de “matar a la pena de muerte”, sostuvimos entonces y lo reafirmamos ahora nuestra firme postura abolicionista. La pena de muerte es un camino sin retorno, y la eventualidad de que se pueda demostrar la inocencia una vez consumada la pena capital es condición suficiente y necesaria para evitarla, siendo esto uno de los más fuertes argumentos del abolicionismo. Nos seguiremos oponiendo a que los Estados dispongan de la vida de las personas, al margen del delito cometido; y repudiamos puntualmente el caso de Wong Kee, porque su destino es el mismo que el de tantos hombres y mujeres que hacen de “mulas” en las aduanas del mundo ganados por la necesidad, sin que la guerra al narcotráfico triunfe a consecuencia de sus muertes. Andrés Rapetti Tizze. Voluntario CONCAES.

CONTRA EL ABANDONO EDUCATIVO EN PRISIÓN. Educar para la reinserción social positiva.

El pasado mes de marzo CONCAES llevó a cabo un taller con el propósito de evitar el absentismo escolar en prisión. La iniciativa surgió gracias a una orientadora escolar de los centros penitenciarios de Aranjuez, Navalcarnero y Valdemoro, quien contactó con nuestra asociación tras detectar una pérdida de interés escolar por parte de los internos. El taller dio comienzo con la presentación de CONCAES, así como el beneficio de la educación para una positiva reinserción social y laboral. En segundo lugar, se llevó a cabo una dinámica de “empaste grupal”, en la que los internos se presentaron en parejas, para luego hacerlo de forma grupal. A continuación se proyectó el fragmento de un vídeo en el que un atleta que se preparaba para los juegos olímpicos, sufre un accidente y a partir de entonces se esfuerza por alcanzar su meta y superar la adversidad.

Posteriormente se procedió a una desconexión exterior con cinco minutos de silencio, seguida de un test de evaluación. Finalizamos con la entrega de documentos informativos para la búsqueda de empleo, y sobre la labor que desempeña nuestra asociación. El taller tuvo una gran acogida, participando algo más de 100 reclusos cuyas metas variaron entre el corto y medio plazo (finalización de la ESO, obtener un grado universitario y ejercer posteriormente su profesión).

 

UNA NUEVA LIBERTAD. VOLUNTARIADO.

Cuando uno decide ir de voluntario a la cárcel,  se lanza a una aventura personal desconocida. Comienza un viaje. Y al viajar lo primero que yo esperé fue encontrar cosas, dejar que sensaciones e impresiones se impregnaran en mi. La primera vez que entré a prisión, se me encogía el corazón. El impactante sonido del abrir y cerrar de puertas es desolador. Me sentí totalmente vulnerable, con el corazón desnudo. Porque en realidad lo que hacemos, es salir de nosotros mismos. Y eso al ser humano le suele dar miedo. horas después, al salir, descubrí que una nueva faceta de mi misma nació ese día. Una vez que mis ojos vieron y escucharon, mis prejuicios se derrumbaron. Pude poner rostro a aquellas realidades delictivas que nos imaginamos. Ver que todas esas personas encerradas, no solo lo están físicamente. Y que somos nosotros mismos. Me vi completamente reflejada. Y a la sociedad que tanto tiende a aislar a estos infractores, la vi también culpable entre esas paredes. Pensé que si la vida me hubiera llevado por otros caminos, quizás yo también pudiera estar allí. Y creo que en parte, todos lo estamos de una manera u otra. Pensé que no era justo que nadie viva con tantas cargas, odio, sufrimiento y rencor para siempre. Eso hay que transformarlo. Pensé: esta es una historia para no dejarme ausente. La cárcel es un libro lleno de relatos. Mi yo, antes de conocer este entorno, solo escuchaba historias ajenas a cualquier tipo de personificación. Pero cuando conocí en primera persona el desastre humano, así como su fortaleza, entendí que eso se tenía que responsabilizar en alguien, con su identidad concreta. Realmente, lo sentí y lo empecé a vivir también como mi responsabilidad. Asique cuando me preguntan por el voluntariado, realmente aun me sigo quedando fascinada. Me gusta pensar que el voluntario es esa ráfaga de esperanza y de humanidad que hoy el mundo necesita. Personas comprometidas, que derriban muros y construyen puentes. << La paz construye puentes, el odio es el constructor de los muros. En la vida tienes que elegir: o construyes puentes o construyes muros. Los muros dividen y el odio crece: cuando hay división, el odio crece. Los puentes unen, y cuando hay puentes el odio se va porque puedo escuchar al otro, hablar con el otro>> Papa Francisco (XXXI Jornada Mundial de la Juventud 2016).Todos somos sembradores. No solo los voluntarios. Cuando vamos a la cárcel, tenemos la capacidad de dejar algo único y definitivo para la vida del otro. Con un puente, las personas de cada extremo, pueden llegar la una a la otra. Nuestra misión en la cárcel no es ser salvadores, muchas veces podemos encontrar que nosotros mismos nos sentimos salvados. Yo me sentí salvada de quedarme indiferente a los problemas del mundo, al grito de auxilio de gente que necesita mis manos, mi tiempo, mis vivencias. Al final todos nos necesitamos. Comenzaba evocando un viaje. No me gusta decir, si éste me ha gustado o no. Creo que debemos decir si el viaje nos ha suscitado algo, si nos ha hecho preguntarnos cosas, replantearnos la forma en que tenemos de vivir, si actuamos con transparencia, responsabilidad, coherencia, si seguimos estando exactamente igual que cuando empezamos.

En uno de los talleres en prisión, proyectamos un vídeo que trataba de las locuras que se hacen por amor. Y cuando me preguntaron por una locura que yo había hecho por amor, les hablé de ellos. Algo en mí quiso apostar por cada uno, incluso antes de conocerles. Con 18 años, por primera vez, quise entrar en una cárcel. Para cualquiera que se lo dijera, desde luego una locura. Pero tenía que embarcarme de lleno en ese lugar aislado, tenía que romper el miedo que trae el desconocimiento, y unir directamente mi vida a personas no menos libres que yo misma. Desde entonces, todos los viernes, descubro y comparto esa Verdad, que sí nos une, nos repara y transforma nuestra prisión en camino. África Moreno Jaime. Coordinadora del voluntariado en CONCAES.

VOLVER

SIGUENOS EN TWITTER
ACTUALIDAD

JUSTICIA RESTAURATIVA. PROYECTO FUNDACIÓN EDP SOLIDARIA.ÁRBOL SICÓMORO EN VALENCIA

Han pasado sólo cuatro meses desde que empezamos nuestra andadura por tierras valencianas, pero han dado para mucho.

Leer más actualidad